Conectarse a nuestras redes

Fractura Expuesta

La fe poética: sola, sin dios y sin canción

Noticias

La fe poética: sola, sin dios y sin canción

Aproximaciones en torno a “Vestidita de satén”, de Hernán Lucero y Tute. Canta Dolores Solá. Del disco “Tangos nuevos” (2010).

En la tradición letrística del tango, la figura de la muchacha que aterriza sobre las luces y oropeles de la noche es bien conocida. El final también se deja entrever. Detrás de aquellos telones, figuras y destellos solo hay sombras, muecas de alguna angustia, huellas de alguna carencia.

“Vestidita de satén” (Lucero-Tute, 2010) parece ir en aquella sintonía aunque propone una reversión, un modo distinto de abordar el inicio de la travesía nocturna y el dolor. Aquí, la ilusión inicial no está.

Esta muchacha -la de este tango- ya no se acompasa con inocencia de aprendiz en busca de los resplandores y vapores de la noche. Y más aún, no lo hace tampoco bajo aquella promesa de cambio que intuían las jovencitas de los tangos usados. Hay algo distinto. Ahora, ya “sola, sin dios ni canción”, se arroja sin sueños a la fantasía de la noche. Sabe de sus fantasmas y con ellos se conduce ante las promesas de algarabía.

En ese encare esta la marca diferencial, marca que también comparte con algunos otros tangos de estos tiempos (escuchar por ejemplo Cuarteto La Púa y Victoria Di Raimondo). No hay tránsito de la alegría a la tristeza como en los paisajes de tiempos anteriores. Se ha roto la pureza. Tampoco hay consejo final de varón. La muchacha, “vestidita” con su brillo de satén, emprende la aventura con la mochila gris de sus desvelos. Y allí va, sabiendo de su cielo, con la pena contenida, volviendo siempre de día y viendo a “la niña que lloraba” en el espejo de su tiempo. Es su trance, entre la conciencia y el vaho.

En ocasiones, para quien busca observar y escuchar, las primeras luces del día contienen preguntas. Se esfuman rápido como la niebla con el sol aunque dejan, como resto, espirales magnéticos en el espíritu. Quizás, la pregunta de esta muchacha apunte a su acción, al andar neutro de su aventura. ¿Y si el amor se escapa “por jugar a no hacer nada”?

Fuegos de artificio en la noche.

🎧 Escuchar «Vestidita de satén»:

«Vestidita de satén»
Autores: Hernán Lucero y Tute
Disco: Tangos nuevos (2010)
Canta: Dolores Solá

***

Otra noche que se alarga
entre alcohol y fantasía
promesas de algarabía
que se olvidan con el sol

Qué dolor hay en tu cielo
qué pena atroz sin consuelo
que anda sola sin dios ni canción
fantasma gris sin ilusión

Ella entra a su casa,
mareada, cansada
y al cruzar por un espejo
ve a una niña que lloraba

Se mira en silencio
pequeña olvidada
se han volado nuestros sueños
por jugar a no hacer nada

Cuánta ausencia hay en tu vida
cuánta pena contenida
volviendo siempre de día
vestidita de satén

Juventud que va muriendo
y a cada luna mintiendo
esta fue la última vez, corazón
dando por nada la ilusión

Desnuda en la cama
con frío murmura
no me importa si me aman
quiero un poco de ternura

Se duerme de día
su cara es de niña
y el carmín que hay en su boca
solo un poco de mentira

Foto del avatar

Sitio de tango y noticias culturales. Desde 2003, el espacio referente del tango de estos tiempos.

Dejá tu comentario

Dejar una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Noticias

Doble A Radio
To Top
error: