El pianista y compositor noruego Hakon Skogstad desembarca nuevamente en Buenos Aires para presentar esta vez su disco Two Hands to Tango (Dos manos para el tango).

Fractura Expuesta conversó con el músico sobre su visita, el disco que lo trae de regreso a la Argentina y su mirada del tango desde los dos puertos.

“Estoy muy expectante por poder presentar mi música ante el mejor público de tango del mundo. Esta es mi quinta visita a Buenos Aires y estoy ansioso por volver a esta ciudad”, cuenta Skogstad.

“El tango ha comenzado a volverse increíblemente popular en Noruega”.

¿Cómo es actualmente el desarrollo del tango en Noruega?

A pesar de ser un país con sólo 5 millones de habitantes, Noruega posee sorprendentemente un gran número de talentosos músicos de tango. Entre los más reconocidos se encuentran Per Arne Glorvigen y Sverre Indris Joner. Además, hay numerosos intérpretes de bandoneón. Mi primer encuentro con el tango sucedió cuando me uní a la Orquesta Típica Tangueros del Norte, un conjunto de extraordinarios y talentosos músicos que armaron la primera orquesta típica del norte europeo. El tango ha comenzado a volverse increíblemente popular en Noruega en los últimos años.

Two Hands to Tango fue grabado en Estados Unidos y producido y editado por el músico argentino Pablo Aslan para su sello Avantango. El material reúne interpretaciones y obras propias del pianista, piezas que buscan amalgamar los sonidos del bandoneón y de la orquesta típica. Menuda tarea la de Hakon desde el piano: “Tocar junto a bandoneonistas y escribir para el instrumento como arreglador y compositor me ha inspirado a adaptar algunas de sus técnicas a mi propia interpretación en el piano”, dice.

El material reúne interpretaciones y obras propias del pianista.

“En el disco hay diversos tributos musicales, entre los más destacados se encuentran los homenajes a Astor Piazzolla, Leopoldo Federico y Horacio Salgán. En mis interpretaciones intento desplegar todas mis experiencias como músico, mi formación en música clásica, los aprendizajes del jazz y mi pasión por el tango”, agrega el músico noruego que presentará su disco este viernes, a las 16, en la sala de cámara de la Usina del Arte (Caffarena 1), en el marco del festival Tango BA.“La música de tango, no sólo la danza, se encuentra muy viva”.

¿Cómo ves al tango en la Argentina?

Creo que está de regreso. Viajé por primera vez a Buenos Aires en el año 2005 con la orquesta Tangos del Norte, con quienes vinimos a tocar y tuve también la oportunidad de tomar varias clases. En ese momento había pocos músicos jóvenes dedicándose al tango. Los grandes maestros con los que pude hablar estaban preocupados por el interés de los más jóvenes en otros géneros. Actualmente lo veo de modo diferente. La música de tango, no sólo la danza, se encuentra muy viva y hay en el presente muchos músicos y grupos muy talentosos de mi generación. Esto es fantástico y espero que siga siendo así.