Multifacéticos, Los Hermanos Butaca editaron Retiro espiritual, un disco sólido en donde recorren la canción desde diversas dimensiones, privilegiando, según cuentan, la dinámica de una “banda”. Aires folclóricos, tango, vals y boleros son algunos de los estilos que aborda la dupla vital y creativa que forman German Dominicé y Carlos Senin.

“Retiro espiritual es un disco no pensado, las canciones fueron saliendo”, cuenta Dominicé en la entrevista que dio a Doble A, la radio online de tango Fractura Expuesta. “Vamos armando los discos con la premisa de que no sean igual al anterior”, agrega el cantante.

Con la producción de Pablo Dacal y la participación de artistas invitados como Daniel Melingo, Mavi Díaz, Juan Absatz y Almendra Marilao, el cuarto disco de Los Hermanos Butaca reúne “canciones de amor, locura y muerte”.

“Nunca nos importó definirnos en un género”, dice Dominicé en Doble A.

Esa orientación temática es parte de una búsqueda que el grupo comenzó a perfilar desde No alcanza una vida, un disco donde “el remate del chiste” dejaba lugar a otros paisajes y sensaciones. El nuevo material avanza en esa sintonía. No falta el “humor triste” –un concepto que condensa, tal vez, el tríptico amor/locura/muerte- pero se agregan otras profundidades.

“Demasiado rockeros para una tanguería, demasiado tangueros para una peña”, así son Los Hermanos Butaca que no dejan de crear en tango pero además atienden sus pasiones por otros estilos. “Es un disco que queríamos que suene a banda. Queríamos volver a esa idea sin ningún anclaje de género”, comentan.

Doble A conversó con Germán Dominicé que, junto a Carlos Senin, son la sangre butaca. Una sangre de estirpe tanguera pero, sobre todo, de música en la venas.